Packaging “extraño”: Estudio de diseño Stranger & Stranger

El estudio de diseño más “extraño” llegó para reinar en el mundo del packaging. Sin duda alguna sus diseños de packaging enamoran y en JohnAppleman® nos declaramos fan de todos sus trabajos.
El estudio de diseño Stranger & Stranger tiene actualmente base en Londres, Nueva York y San Francisco, su especialidad es el branding y el diseño de packaging para marcas de empresas de bebidas y algunas de ellas poseen gran prestigio en el sector premium de las bebidas y espirituosos.

Su fundador, Kevin Shaw cuenta que “todo comenzó con un simple trueque diseñando las primeras etiquetas a cambio de vino clarete” y le fue tan bien que pensó “Dios mío que buen negocio. Podría hacer algo más grande con esto.” Y así fue, en 1994 fundó el estudio de diseño en San Francisco.

Las primeras etiquetas de vino de burdeos se diseñaron para la distribuidora de vinos británica Bibendum. El resultado era prácticamente la consecuencia del interés de Shaw por los vinos finos.

“Todo comenzó con un simple trueque diseñando las primeras etiquetas a cambio de vino clarete.”

El estudio de diseño de packaging trabaja con un amplio número de marcas que pasan por todo tipo de bebidas. Aunque los estilos varían enormemente, todo su trabajo se engloba y se define por tener un diseño rico, lleno de detalles y que roza la perfección. Tipografías exuberantes, ilustraciones magníficas y composiciones frescas, son algunas de las características del trabajo de Stranger & Stranger. Los materiales de impresión, las complicadas serigrafías, la calidad del papel, los relieves y stamping en oro, la forma del vidrio y la madera tallada son la excusa perfecta que envuelven cada diseño y los convierten en obras de arte del diseño de packaging.

Algunos de sus clientes les contactan con mucho entusiasmo y con la intención de que su producto reciba premios por el propio producto y por su aspecto exterior. Para ello trabajan definiendo nichos de mercado, estrategia de marca, naming, diseño de botellas y envases a medida. El estudio de diseño, que etiqueta alrededor de mil millones de unidades al año, dota de mayor valor a los productos diseñados, desde el vino barato de bajo coste que podemos encontrar en el supermercado hasta el más caro de los espirituosos premium. El objetivo es siempre aumentar el ROI del producto, aumentar sus ventas.

Sin duda alguna el diseño de packaging “extraño” es sencillamente maravilloso.